domingo, 29 de septiembre de 2013

Abrazo de San Joaquín y Santa Ana


Un nuevo altorrelieve del retablo de Santa María traemos hoy. En la hornacina aparecen en primer plano San Joaquín, sobre una peana y vistiendo túnica y manto, abrazando a Santa Ana que viste un bello manto rojo con roleos y flores.



Enmarcadas en un arco con casetones, aparecen además otras figuras. Al lado de San Joaquín encontramos un hombre en actitud oferente con ropajes cortos portando un cordero.


Al lado de Santa Ana aparece una figura femenina con vestimentas con estofados de color rojo y azul y portando una cesta.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Ermita de Santa Ana (IV)

Este folleto, que hoy es rarísimo, señala varias oraciones que pueden rezarse al tiempo de subir la Santa Escala. Omitimos copiarlas por las razones que consigna dicho opúsculo en un párrafo que dice así:

"Yo he leído, lector devoto, de otras Escalas que al subirlas se debe rezar un Padre nuestro y Ave María gloriado en cada escalón..... me persuado que así lo mandaría para ellas el Papa. No te repruebo el que tú así lo hagas, si así la subieres con devoción. Esto es lo primero que pide el Papa en los que subieren la Escala ó solamente visitaren la iglesia, devoción..... Lo segundo que pide el Papa, es que en aquellos días que no manda la confesión y comunión, contritos, por lo menos, hagan oración pidiendo por la Santa Iglesia, exaltación de la Fe y paz entre los Príncipes. Estas oraciones las harás según te dictare tu afecto ó según las hubieres aprendido".

Creemos, pues, que las magníficas y admirables oraciones que todos los católicos sabemos de coro, bastan, rezadas con devoción, para ganar las indulgencias que explica el cuadro existente á la entrada de la capilla, y cuya copia es la que sigue:

+
SUMARIO
de las Indulgencias de la Basílica de San Juan de Letrán, de las cuales goza perpetuamente la Iglesia de Santa Ana y del Santísimo Christo llamado de las Penas, situada en las inmediaciones de Medina Sidonia, diócesis de Cádiz, por vía de comunicación concedida en 18 de Noviembre de 1678 y traslación de 7 de Abril de 1804en fuerza de rescripto de Nuestro Santísimo Padre Pío VII, de 28 de Marzo del mismo año, derogatorio de la Constitución del Señor Benedicto XIV, de feliz memoria, que empieza Assiduae solicitudinis.
 
 
INDULGENCIA PLENARIA
Primeramente consta por una tradición tan antigua como inconcusa, que San Silvestre Papa, después de la citada Basílica de San Juan de Letrán y á ruego del magno emperador Constantino, concedió indulgencia plenaria y remisión de todos sus pecados á todas las personas que la visitaren limpias de culpa mortal.
 
En la primera Dominica de cuaresma, en la de Ramos, en el Jueves y Sábado Santo, en el día del Patriarcha Señor San Joseph, los tras días de Pasqua de Resurrección, en el Sábado in albis y el de la Ascensión, en la vigilia y en los tres días de Pasqua de Pentecostés, en el día de Corpus, el día de la Anunciación y Encarnación de N. S. Jesuchristo y el día de Santa Ana, hay indulgencia plenaria y remisión de todos los pecados.
 
Igualmente la hay en los días de la Circuncisión, de la Epiphanía, de la Purificación de Nuestra Señora, de San Mathías Apóstol, de San Marcos Evangelista, de los Santos Apóstoles San Felipe y Santiago, de San Juan Anteportam latinam, de San Bernabé Apóstol, de San Lorenzo Mártir, de la Natividad de San Juan Bautista, desde sus primeras vísperas inclusive, de los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, de la Transfiguración de Nuestro Señor Jeshuchristo, de la Asunción de Nuestra Señora, de San Mateo Apóstol, de San Lucas Evangelista, de los Santos Apóstoles San Simón y San Judas, de Todos los Santos, de la Dedicación de la citada Basílica, que se celebra el 9 de Noviembre, de San Andrés Apóstol, de la Concepción de María Santísima, de Santo Tomás Apóstol, de la Natividad de Nuestro Señor y los tres días siguientes y en la de San Silvestre Papa.
 

sábado, 21 de septiembre de 2013

Ermita de Santa Ana (III)

El año de 1750 fué muy calamitoso en Medina Sidonia por falta de lluvia. El Asistente de Sevilla ordenó que se custodiasen los campos, para excusar robos y hurtos de ganados. A principios de Mayo estaban perdidas las sementeras. Solamente existían en el pueblo 3.000 fanegas de trigo, y se necesitaban 40.000 para consumo y siembra hasta el futuro año de 1751. No habiendo en la ciudad persona acaudalada que prestase dinero, recurrió el Concejo al comercio de Cádiz y pudo adquirir "trigo ultramarino" para atender á las necesidades del pueblo.

En tales circunstancias, se acordó por el Ayuntamiento implorar el favor del cielo sacando en procesión de rogativa la imagen del Santo Cristo de las Penas, que se hallaba en un altar de la ermita de Santa Ana.
Aumentada la devoción á dicha efigie, se le construyó capilla especial en 1796. Poco tiempo después, ó sea en 1803, Don Diego García de Ávila solicitó permiso del Obispo de Cádiz para trasladar á su costa á dicha capilla la Santa Escala que desde principios del siglo XVIII se hallaba en la ermita de los Santos. El informe del vicario, Don Francisco Martínez y García, fué favorable á tan piadoso proyecto. La ermita de Santiago del Camino ó de los Santos Mártires, por su mucha distancia y áspera vereda, era poco frecuentada de los fieles. La escala, compuesta de veintiocho peldaños, añadía el Vicario, se halla abandonada y casi inservible, y conviene mudarla á la capilla que en Santa Ana tiene el Santo Cristo de las Penas, transmitiendo á ella las indulgencias señaladas á la iglesia de los Santos.

Existe un cuadernito, compuesto de 15 páginas en octavo, que lleva el título que copio:
Devoción al Santo Cristo de las Penas, colocado en la Sta. Escala que se venera en la Hermita (sic) de nuestra Sra. Santa Ana, Extramuros de la Ciudad de Medina Sidonia. Para renovarla y aumentarla la dan al público las devotas personas que obtuvieron las gracias del reynante Pontífice Pío VII. Impreso en la Casa de la Misericordia de Cádiz. AÑO DE 1807.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Ermita de Santa Ana (II)


He aquí las razones que en 13 de Mayo de 1633 movieron al Concejo para acordar - "que por quanto esta Ciudad de Medina Sidonia está muy vexada de los aires y particularmente del levante que la tiene muy oprimida y necesitada por llevarse los frutos del ordinario, y esto conocidamente es por nuestros pecados, y para aplacar á Dios Nuestro Señor y suplicar á su Divina Majestad se sirva de dar remedio á esta necesidad y quitarnos esta plaga, valiéndose de los medios aprobados por nuestra Santa Madre Iglesia, esta ciudad toma desde hoy por su intercesora y abogada á la gloriosa Señora Santa Ana, para que lo pida á su Divina Majestad, y en hacimiento de gracias de ello esta ciudad le ofrece decirle todos los años una misa cantada en su ermita el viernes inmediato después del día de la Ascensión de N. S. Jesucrhisto, á la cual se ha de asistir por ciudad y ofrecerle una limosna".

Al citado acuerdo sigue una diligencia, de la cual resulta que en el mismo día 13 de Mayo de 1633 se presentaron en la capilla mayor de la parroquia de Santa María de la Coronada
el Corregidor Don Juan de Sandoval,
el Capitán Alonso de León, Alcalde honorario de los Hijosdalgo,
el Capitán Don Fernando Caballero,
el Sargento mayor Alonso López Herrera,
Don Manuel de Pareja Espínola,
el Capitán Alonso de Medina,
el Capitán Don Juan de Novela,
Don Alonso de Amaya y
Diego Sánchez Cote, regidores, los cuales, en forma de Ciudad, hicieron relación del acuerdo y de la promesa, ofreciendo todos por voto solemne guardarla y cumplirla, según certificó el escribano mayor del cabildo, Capitán Don Alonso Olvera Butrón, que autoriza el documento.
(Hace muchos años que no se cumple el expresado voto).

En el siglo XVIII existió una hermandad ó cofradía de Santa Ana, cuyo objeto era practicar obras de caridad. En 1720 fueron mayordomos de ella Antonio Pérez y Francisco Fernández, y en 1725 hermano mayor Don Francisco Montes de Oca. Tanto los primeros como el segundo solicitaron y obtuvieron licencia para dar corridas de toros é invertir sus productos en la restauración del altar mayor de la ermita.
De las fundaciones piadosas cuyas rentas debían aplicarse á misas en Santa Ana, conocemos las de Antonio Sánchez Carrión y Don Cristóbal Parra.

jueves, 19 de septiembre de 2013

Ermita de Santa Ana (I)


Reproducimos con ésta una serie de entradas transcribiendo el artículo que, con el mismo nombre, publicó el Doctor Thebussem en su Quinta Ración de artículos, en 1896.

Hállase situada extramuros de Medina Sidonia, á unos doscientos metros de la ciudad, en dirección al oriente, y la precede un atrio ó compás con árboles y flores.
 La iglesia, que nada ofrece de notable desde el punto de vista artístico, consta de una nave con dos capillas laterales, dedicadas la del Evangelio á Nuestra Señora de la Cabeza, y la de la Epístola al Santo Cristo de las Penas. En el altar mayor se halla una efigie de Santa Ana, titular de la ermita.

Esta debió labrarse á principios del siglo XVI, puesto que de la escritura otorgada en 26 de Junio de 1606 ante Diego de Segura, entre el alférez Alonso de León y el albañil Jusepe de Irrutia, se obliga éste á solar y sacar á plana la capilla nueva de la iglesia de Santa Ana, á perfeccionar los altares y adobar  los tejados, recibiendo como precio de todo doce ducados, el ladrillo que se necesitase para la obra y un regalo de veintidós reales cuando se hiciera la fiesta que los arrieros tenían ofrecida á Santa Ana, y en la cual había de correrse un toro.

El culto, reparación y limpieza que hoy disfruta la ermita se debe á la iniciativa de Don José A. Meléndez, Vicario del Monasterio de Religiosas de Jesús, María y José, y de Don Sebastián Quirós y Quirós, Regidor del Ayuntamiento, secundada con limosnas de los vecinos de Medina Sidonia.

El viento del este es fortísimo en dicha ciudad. Pedro Barrantes Maldonado, refiriéndose al año  de 1541, escribe que "quando hace viento de levante, que en otras partes llaman solano, viene tan grande, tan impetuoso é con tanta furia, é coje en aquella altura de Medina con tanta fuerça, que muchas veces ha acaecido á ombres de gran fuerça arrojar un ladrillo dende una torre del castillo para fuera con toda su fuerça, é ser tanta la furia del viento levante, que lo ha tornado á meter muchas vezes dentro de la fortaleza, no dando lugar á que caya abaxo; y este viento, aunque es allí muy enfastidioso, sí es muy sano para quitar las humidades que en aquella altura se congelan, porque por estar tan cerca de la mar y en lugar tan alto, todos los vapores que de la mar salen vienen á parar á aquella montaña".

Otro autor dice - "que el levante....., después de haberse batido bien en las sierras de Jimena y del Campo de Gibraltar, donde recibe un conocido y extraordinario aumento, llega puro á Medina, y hallándola sola y sin estorbo la baña toda, introduciéndose en los sitios más ocultos y purificándolos. Verdad es que este viento, con el ímpetu algunas veces furioso que aquí llega, causa no raras veces considerables daños en las mieses y frutas, pero lo recompensa con la salud que produce".

lunes, 16 de septiembre de 2013

Dos noticias de 1931

23 de enero:

El próximo domingo 25, en el salón de sesiones de este Ayuntamiento, cedido a tal efecto por nuestro alcalde, don Andrés Núñez Suárez, celebrará junta general ordinaria la asamblea local de la Cruz Roja Española.

24 de julio:

Del registro de la Propiedad de este partido ha tomado posesión don Julio Monsalves, al que enviamos nuestra bienvenida.

Ambas noticias fueron publicadas en ABC.

 

lunes, 9 de septiembre de 2013

Fallece Rafael Marín

Confortado con los auxilios de la Religión católica ha fallecido en ésta D. Rafael Marín y López de Carrizosa, rico labrador y propietario y presidente de la Asociación Gremial Agraria, de Medina Sidonia.

El finado, que militó en política en el partido liberal, fué varias veces primer teniente de alcalde de nuestro Ayuntamiento y gozaba de numerosas simpatías, y buena prueba de ello fueron las innumerables personas que asistieron a su entierro, para el que también llegaron a ésta numerosos amigos del finado de Cádiz, San Fernando, Chiclana, Jerez, Vejer, Alcalá y Paterna.

Reciban sus sobrinos los señores Ruiz Marín y Lozano, residentes en San Fernando, nuestro sentido pésame.

Publicado en ABC el día 20 de enero de 1932.

domingo, 1 de septiembre de 2013

La obra del mes: Retablo de San Bartolomé


Hoy nos toca presentar un retablo renacentista situado en el trascoro de Santa María. De madera policromada y realizado en la primera mitad del siglo XVI, alberga varias pinturas en las tres calles que posee y está asentado sobre un banco, a modo de altar, del siglo XVIII.


En la calle central, sobre un arco de medio punto, encontramos el lienzo principal. Pintado sobre tabla en torno a 1634 y de estilo barroco, representa al apóstol San Bartolomé. Vestido con túnica verde y manto rojo, porta en una mano un cuchillo, en alusión a su martirio, y en la otra un libro y una cadena que ata al demonio, que está a sus pies. En el ángulo inferior izquierdo se recoge la escena del martirio (murió despellejado). Arriba, en rompimiento de gloria, aparece un coro de ángeles y querubines.


Las calles laterales están flanqueadas por columnas abalaustradas. En el cuerpo superior aparecen dos pinturas en dos tondos. El primero de ellos recoge el busto de San Pedro, anciano y portando la llave característica.


El otro tondo, de estilo barroco también, representa a San Pablo, con la clásica espada.


El cuerpo inferior alberga otras dos pinturas, ambas barrocas de la escuela sevillana. La de la izquierda representa a San Nicolás de Bari. Revestido con atuendo de obispo (ornamento y capa blanca, mitra y báculo).


El otro lienzo representa a San Basilio Magno, obispo de Cesárea, con mitra, báculo y capa, y en actitud de bendecir.

Medina Sidonia hace 150 años

Tenía Medina Sidonia en el año 1868 dos mil novecientos setenta vecinos. La Corporación Municipal estaba integrada por veinte miembros: el...